Encabezado Facultad de Ciencias
Avisos

Carta de despedida de la Dra. Rosaura Ruiz Gutiérrez

Publicación: 31 de julio de 2017

A todos los miembros de la comunidad:

Compañeros, colegas y amigos de la Facultad de Ciencias,

Me dirijo a ustedes para anunciarles que, a partir de ahora, dejaré la Dirección de la Facultad de Ciencias obedeciendo al llamado de nuestro distinguido Rector, el Dr. Enrique Graue Wiechers, quien me ha honrado al nombrarme Coordinadora de Proyectos Académicos Especiales de la Secretaría General de la UNAM. Tarea que realizaré con la misma convicción y compromiso que siempre me han guiado, en aras de seguir contribuyendo con mi esfuerzo a nuestra Universidad y a su comunidad.


Hace siete años tuve el honor y privilegio de ser nombrada Directora de nuestra Facultad, lo que me representa un sueño cumplido y una de las experiencias más entrañables que haya vivido hasta ahora. Una etapa de la que me siento profundamente agradecida y de la que me despido con la satisfacción del deber cumplido, con la tranquilidad que da el saber que no escatimé esfuerzos y con la sensación de éxito, gracias al invaluable trabajo de mi comprometido equipo y al apoyo, impulso, exigencia y ejemplo de la comunidad de esta Facultad que, en su conjunto, me acompañó y sostuvo en estos años, entre quienes se cuentan todos sus trabajadores, estudiantes y profesores.


Sin duda, fue gracias al trabajo y entrega de toda la comunidad y, en particular, de sus órganos colegiados electos democráticamente, que mi encomienda al frente de la Facultad de Ciencias fructificara y se cristalizara en una serie de resultados concretos que la han fortalecido, mejorado y le han dado mayor lustre a su de por sí brillante historia.

Volviendo la mirada me queda el sentir de que lo hecho conjuntamente en estos siete años, en los que se impulsó significativamente la transformación de nuestra Facultad, no han sido en vano. Así como la sensación de que los pendientes que quedan, y de las no pocas dificultades y contratiempos vividos, no opacan el orgullo que sinceramente siento por lo que colectivamente hemos conseguido.

Desde aquí, debo reconocer ampliamente y felicitar con mucho cariño a todas las personas involucradas en la construcción de las bases que hoy quedan firmes para el progreso futuro de nuestra Facultad. Un trabajo conjunto que permitió que en los últimos años la Facultad de Ciencias mejorara de modo constatable tanto en lo académico y lo material, como en lo relacionado a su vida comunitaria. Desde el hecho mismo de que su infraestructura ha sido objeto de una mejora y una expansión notables, hasta el esfuerzo constante por hacer más eficientes todos los procesos administrativos, por dirigir hacia cauces constructivos las diversas dinámicas de trabajo, por fortalecer, sanear y conciliar (cuando fue necesario) las relaciones entre pares y las institucionales, así como por generar y mantener un ambiente armonioso y digno al interior de nuestra comunidad.

Observando a detalle lo recorrido se puede constatar que en este periodo la Facultad de Ciencias experimentó un constante incremento de su población total sin que ello afectara el buen funcionamiento de sus actividades; un aumento anual en sus indicadores de egreso y titulación, aunado a la disminución de la deserción de estudiantes en el primer semestre; una expansión de su oferta académica con la creación de tres nuevas licenciaturas (Matemáticas Aplicadas, Física Biomédica y Ciencias de la Tierra) y del Programa Único de Especializaciones en Ciencias Biológicas, Físicas y Matemáticas, el cual ofrece cuatro programas: uno de pensiones y tres más (biología, física y matemáticas) para la educación en el bachillerato; una mejora global en las trayectorias escolares de sus alumnos; la modernización, fortalecimiento y acreditación de sus licenciaturas y posgrados; la creación de nuevas formas de titulación; una mayor presencia a nivel nacional mediante sus dos Unidades Multidisciplinarias de Docencia e Investigación (Sisal, Yucatán y Juriquilla, Querétaro) y su participación en el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán del cual la Facultad es una entidad protagónica; la creación del Centro de Enseñanza de la Ciencia de la Facultad de Ciencias para contribuir a la transformación de la enseñanza de la ciencia a través de un programa de formación de profesores para el nivel medio superior y el superior; así como en una mayor productividad académica que se tradujo en más proyectos de investigación, más académicos en el SNI, más publicaciones indizadas y productos con ISBN y un mayor número de sus profesores con posgrado.

A lo anterior habrá que agregar la construcción de nueva infraestructura que incluye a tres nuevos edificios, la creación del Laboratorio Nacional de Soluciones Biomiméticas para Diagnóstico y Terapia, a la Unidad de Imagenología Cuantitativa, el invernadero y el bioterio; a más y mejores aulas, un nuevo auditorio, espacios recreativos y áreas comunes de convivencia modernas, higiénicas y adecuadas que permitieron, entre otras cosas, el ordenamiento del comercio ambulante al interior de la Facultad. Nada de esto hubiera sido posible sin el importante apoyo que nos otorgaron las autoridades de la UNAM.
También cabe destacar el gran impulso que se ha dado en la Facultad a la movilidad académica al grado de hacerla el primer lugar en movilidad académica internacional dentro de la UNAM. Lo mismo he de mencionar el muy provechoso trabajo de las divisiones de Vinculación y de Educación Continua y a Distancia, que han generado cuantiosos recursos extraordinarios y oportunidades en favor de toda la Facultad y de los numerosos beneficiarios de los servicios que ésta presta a nivel nacional. Al igual se debe resaltar a su destacado Programa Integral de Apoyo a los Estudiantes que se ha llevado a cabo para favorecer su desempeño académico y está enfocado en atender sus muy diversas necesidades personales y que, entre otras acciones, cuenta con el ejemplar Programa de Atención Psicológica ESPORA (implementado en conjunto con la Facultad de Psicología), un creciente programa de becas y apoyos institucionales, amplias opciones de formación en idiomas extranjeros, talleres sabatinos y propedéuticos, asesorías académicas, simplificación de trámites, un sistema de difusión de la cultura dinámico y una coordinación deportiva exitosa a nivel universitario.

Hecho este diagnóstico, y haciendo un examen de lo que esta etapa me significa en lo personal y en lo profesional, no me queda más que manifestar el enorme afecto que siento por la Facultad de Ciencias y por su comunidad abierta, solidaria, esforzada, comprometida, diversa, productiva y ejemplar. Siete años que han sido suficientes incluso para que generaciones enteras de alumnos se hayan formado plenamente dentro de este proyecto, lo que me genera emociones de felicidad y nostalgia simultáneamente. Es evidente que, como en todo trabajo y asociación entre personas, lo que se pudo hacer hasta aquí y hasta ahora es perfectible y tiene múltiples oportunidades de mejora. Pero así es en todos los casos y, precisamente, en ello constituye el arte de la autocrítica y el avance constante y continuo hacia mejores horizontes.

Entonces, llegados a este punto les digo que, además de que continuaré participando activamente dentro de la Facultad de Ciencias a través de mis funciones como profesora de carrera, también velaré por los intereses de su comunidad, esté donde esté y en la medida de mis posibilidades, honrándola en mi persona y en mi labor cada día y hasta siempre.

Atentamente
Rosaura Ruiz Gutiérrez

Compartir: DeliciousFacebookTwitter

 


Hecho en México, todos los derechos reservados 2011-2016. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la Institución.
Sitio web administrado por la Coordinación de los Servicios de Cómputo de la Facultad de Ciencias. ¿Dudas?, ¿comentarios?. Escribenos.